Datos personales

Mi foto
Soy una persona inquieta, que ama la vida en toda su extensión de la palabra y disfruta escribiendo lo que percibe de ella, saboreando cada palmo de lo vivido. soy terapeuta holistico.

domingo, 2 de noviembre de 2008

LA PRINCESA AURORA



Hace muchos años cuando el firmamento estaba incompleto, había un pequeño reino en una orilla de la vía Láctea, en ese rincón del cosmos infinito gobernaba un rey bueno y poderoso,

Y como a los seres buenos siempre se les quiere; encuentran un compañero bueno en su vida. Este rey se casó con una bella y buena dama con la cual formo un reino bondadoso, donde el siempre pensaba como hacer cosas buenas para sus súbditos.

En su reino habitaban diferentes razas; tales como la raza de los caballos, los pájaros, las mariposas, los conejos, las vacas, los cocodrilos etc. Etc. E incluso la vida vegetal; que se componía de plantas y árboles, que daban frutos para los seres que cuidaban de estos maravillosos monarcas.

Los seres, por los que más se preocupaba nuestra real majestad eran los humanos.

Durante un tiempo determinado el rey daba luz y color a sus queridísimos súbditos; las flores se complacían en presentar sus pétalos, sonrientes a su queridísimo rey.

Los árboles tenían como costumbre presentar sus ricos frutos a su majestad señalándole la parte hermosamente madura de ellos.

Las mariposas revoloteaban alegres formando danzas pintorescas y agraciadas.

Las aves felices buscaban el bocadillo de sus polluelos, y mostraban sus hijos a ese rey tan benévolo que tanta felicidad les daba.

Los hombres reían, hacían labores para obtener el alimento, y disfrutaban de la vista de todos los seres que les rodeaban. Así podría continuar enumerando tantas otras cosas felices que sucedían; pero sería interminable.

Por lo que les diré que cuando todos habían disfrutado y se habían complacido con la presencia de su Majestad, éste se retiraba, y permitía, que su queridísima y linda esposa saliera a prodigar felicidad a sus súbditos.

Como es sabido de todos; la mujer siempre es más tierna y le gusta arrullar a sus hijos; por lo que esta, amadísima reina arrullaba a esos seres tan queridos para ella, y para permitir, que quienes tuvieran que terminar alguna labor inconclusa pudieran hacerlo bajo su benévola mirada, proyectaba una luz suficiente para que lo pudieran lograr. A veces les mostraba su perfil para hacer más delicada esa caricia que permitía dormir
y soñar bajo el cuidado de élla.




Un día el rey y la reina decidieron ser padres, ¡Todo el reino se puso de fiesta, y clamaban a sus monarcas obsequiándoles todo lo que podían, y levantándoles tronos majestuosos, para que ese hijo que aún no nacía fuera tan bueno como esa pareja Real que les daba todo su amor.!

Por fin llego la fecha esperada, nació una hermosísima joven, que heredó la bondad de sus padres, que comprendía parte de las cualidades de cada uno.

Con el nacimiento de la princesa; las flores se llenaron de lágrimas, por no saber como expresar su felicidad. Las plantas las imitaron; y desde entonces llevan unas gotitas llamadas roció.

En el momento, en que apareció su princesa: los pájaros, hicieron una fiesta tan fastuosa y bulliciosa, que hicieron despertar a todos los demás habitantes. Creo que el gallo fue el primero en gritar erigiendo su cuello al cielo con mucho garbo y diciendo -¡quiquiriquí… vivan sus majestades el Rey y la Reina así como nuestra pequeña soberana que acaba de nacer… quiquiriquí…-¡. Los hombres se levantaron al oír el grito de alegría del gallo, así como el regocijo de los pajarillos, y salieron tan felices a saludar y reverenciar a su princesa, que sin darse cuenta se mojaban los pies con las lágrimas de las plantas. Felices se pusieron a cultivar sus campos en honor a su princesa ¡Oh! Que delicia era poder disfrutar la caricia de su pequeña soberana, ya que les brindaba una luz tan dulce y amorosa como la de su madre, pero no tan débil pues reflejaba travesura y picardía; era tan firme y preciosa como la de su padre, pero no tan enérgica, para evitar lastimar esas criaturas que tanto amor le demostraban; poseía una combinación perfecta de cualidades de sus padres.



En busca del nombre de la princesa

El Rey y la Reina, quisieron buscar nombres bonitos para su adorada hija, se decían uno al otro –le pondremos un nombre de flor, como honor a esas bellas criaturas de nuestro reino; podría ser Margarita, quizás Rosa, o tal vez Orquídea…-; pero mientras nuestros monarcas buscaban y pensaban en nombres bellos para su hija, los hombres la comenzaron a nombrar como –Aurora de la mañana- ya que aparecía en la mañana y
Se retiraba para regresar cuando el astro rey se esta ocultando para darle un beso de buenas noches.

Cuando los monarcas supieron que los hombres la llamaban cariñosamente “Aurora de la mañana” decidieron dejarle ese nombre para siempre. Y desde entonces los humanos que se levantan con el canto del gallo dicen: -me levanto con la Aurora para empezar mis labores-.

Y nuestra princesa decidió reinar para siempre todos los días desde que canta el gallo hasta que el Rey su padre se levanta en el horizonte para llenar de vida con su calor las siembras.

Nosotros si nos levantamos temprano la veremos, se le conoce con varios nombres:
Aurora de la mañana, Citlali, Venus, afrodita.... Pero para el caso es lo mismo. Sigue siendo la
Princesa Aurora.



PARA MI SOBRINA NIZMA YOSELIN ESCOTO FLORES
Este cuento fue escrito como en 1981 cuando mi querida sobrina Nizma
Yoselin (que en árabe Nizma quiere decir Aurora).
Me solicito con mucha insistencia, que le contara el cuento de la princesa Aurora, yo no me sabía ningún cuento con ese nombre. Y por más que le contaba otro, ella insistía como el principito, -tía cuéntame el de la princesa Aurora-. Así que no me quedo más remedio que inventarle uno y dejarla tranquila
Ella tendría escasos 3 años en ese entonces.

14 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Bello regalo para tu sobrina y cálida y tierna tía vos, pues es un cuento mágico, de entrada me quede leyéndolo y cuanto mas leía mas quería saber, así es que como siempre, decidí terminarlo y llevármelo e el pecho como suelo hacer cuando, los poemas y cuentos me llena el alma, así es que este tu cuento lo doblo y lo guardo en mi...

gracias por compartirlo bellísimo

saludos fraternos con el abrazo solidario de siempre...

Jan Puerta dijo...

Apreciada Celia…
Te contesto aquí, ya que no he encontrado ningún correo tuyo.
Desde hace muchos años visito y fotografío detalles de los cementerios por donde viajo. Me gusta su soledad, su calma, su olvido. Todo lo que se respira en ellos. He leído libros, he escrito poemas, he sonreído, he llorado y he sentido emociones diversas.
Quizás por eso decidí crear un espacio para mostrar todo aquello que a veces pasa desapercibido. A parte de ese espacio dispongo otro cuaderno, donde la vida siempre está presente.
janpuerta.blogspot.com
Gracias por tus palabras. Espero poder seguir con tus visitas. Por mi parte yo seguiré entrando en tu espacio.
Un fuerte abrazo

Roberto Esmoris Lara dijo...

Yo creo que tú eres la Princesa, porque te conozco tan dulce y clara como ella....pero no lo difundiré, Celia, lo guardaré en secreto...en honor a la ilusión de tu sobrina.

Siempre te quiero
REL

MGT dijo...

Un tesoro en verdad para la pequeña. Ahora debe ser una joven adulta, felicidades.

ILUSION dijo...

Hola Celia¡

Siempre me han gustado los cuentos de princesas y príncipes, reinas y reyes porque siempre tienen un final féliz. Bello Cuento, gracias por compartirlo.

Muy lindo¡

Besos..

Celia Rivera Gutierrez dijo...

¿Sabes Adolfo?, lo más gracioso es que no creo que ella se acuerde de este cuento y no he tenido la oportunidad de dárselo. Ella entro a un convento y se gradúo de religiosa. Quiero contactar a sus hermanos para que se lo hagan llegar y le lean a sus hijos el cuento que se hizo para la tía. Espero un día ir visitarla a su castillo de oración
Gracias por leer mis cosas.
Un abrazo para tí con mucho afecto
Celia

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Señor Jan Puerta
Gracias por la atención de venir a platicarme las razones de sus fotografías relacionadas con la despedida de este hermoso mundo
Creo, que visitare su otro cuaderno, pues por el momento prefiero afinar más con la vida. A mi hija le encantan los panteones y a veces la acompaño, lo hago solo por ella, e incluso le he dicho que no la quiero atada a un cementerio, que cuando yo muera me incinere y esparza a los cuatro vientos o al mar. Así, en vez de ir a un panteón sentirá la brisa del viento con mi presencia, o bien el aroma del mar con mi esencia. Aquí en México existe una fuerza muy grande por la muerte. Creo que más fuerte que por la vida. El día de la madre sobran las flores en los comercios, pero el día de muertos faltan y hasta se duerme en el panteón y se lleva música y tomadera. Así que es un fandango entre las tumbas.

Un abrazo para usted también
Celia

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Gracias mi amigo querido por darme las dotes de la princesa.
A mi sobrina tratare de hacerselo llegar para que lo recuerde, pues no creo que se acuerde, era tan pequeña e inteligente
Y me veía de ves en cuando.
Así que el secreto esta bien guardado contigo.

Gracias por tu cariño amigo de letras, siempre te quedaras también en mi corazón pues todos los que tocan en su puerta son mis huéspedes de honor.

Te quiero REL

Celia Rivera Gutierrez dijo...

MGT
Gracias por tu visita y la invitacion a tus letras, creo que tienes madera para escritor adelante y un fuerte abrazo de mi parte.
tienes razón ya no es pequeña y se lo hare llegar en cuanto localice su mail.

Celia

Un abrazo de mi parte

Celia Rivera Gutierrez dijo...

ILUSION

Gracias, y sí, tienes razón, siempre tienen un final feliz y eso los hace bellos.

Un abrazo de mi parte, estaremos leyendonos
Celia

Diosaoasis dijo...

Esta muy bonito tu cuento felicitaciones. Nos vemos. Saludos.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Gracias Diosaoasis poe venir a leerme, estaremos en contacto
Un abrazo y hasta pronto
Celia

MARAIA BLACKE dijo...

Hola Celia! Que bello cuento y gesto de amor maravilloso el tuyo...
Hace mucho tiempo que quería venir a agradecerte tu paso por mi blog,pero diversas cuestiones de trabajo me lo han impedido.
Realmente tu blog es una belleza que intentaré ir conociendo lentamente.
Saludos!

Celia Rivera Gutierrez dijo...

MARAIA BLACKE Gracias, por tus conceptos, si tus letras no se quedan a tras tienes madera para expresarte en un estilo muy propio de tí. A mi me falta hacerme de un buen estilo propio.

Un abrazo y un beso para tí
Gracias nuevamente
Celia

visitantes