Datos personales

Mi foto
Soy una persona inquieta, que ama la vida en toda su extensión de la palabra y disfruta escribiendo lo que percibe de ella, saboreando cada palmo de lo vivido. soy terapeuta holistico.

viernes, 7 de agosto de 2009

EL BRIBÓN VIVE HASTA QUE EL COBARDE QUIERE.

El bribón vive hasta que el cobarde quiere.

Esta frase, que en más de alguna ocasión he escuchado, me hizo pensar sobre la siguiente historia.
Edegardo era un estudiante de la facultad donde estudiaba como ingeniero agrónomo. En los tiempos en que él entro a estudiar se tenía como regla entre los estudiantes que ya estaban en dicha facultad, el hacerles bromas y la vida pesada a los de nuevo ingreso, y como no falta un abusador por naturaleza, ese abusador se daba cuenta quien era más débil y no se defendería en nada para hacer de él su puerquito, al que todo le arían a sabiendas que no sabría defenderse.

Siempre que llegaba Edegardo, un pequeño grupito pasaba a molestarlo con lo que fuera, aventones, palabras, tirándole los libros, ponchándole la bicicleta, quitándole su alimento etc. etc.

Un buen día, Edegardo ya se sentía cansado de tanto abuso y que nadie le apoyara para evitar el atropellamiento de esos barbajanes. Así, que entro en una gran depresión donde pensaba que la vida era muy dura y que no valía la pena vivir si tenía que vivir de esa manera siempre. Entonces pensó, que tenía que hacer algo y ese algo tenía que ser definitivo pasara lo que pasara. Tomo una navaja y la oculto bajo sus ropas. Tomo su bicicleta y se enfilo a la facultad. En cuanto llegó… apareció el grupito que siempre lo fastidiaba, trataron de quitarle su bicicleta y el se les enfrento con la mirada de frente, con la decisión de la muerte en los ojos que imprimió respeto a sus contrincante. Edegardo, saco de entre sus ropas la navaja y les dijo con una voz inquebrantable y decidida – Señores, ya me tienen arto de sus abusos y malos tratos sin que tengan razón alguna o yo aya dado motivo, y jamás volverá a suceder esto, sé…que me van a matar porque son muchos y no me importa morir. Pero me llevare a los que pueda por delante, aquí estoy, quien desea comenzar.

En ese momento todos los cobardes bribones, le miraron la decisión en todo su cuerpo y se dieron cuenta que no mentía y de verdad mataría al que pudiera, sintieron el escalofrió de la muerte y se les erizo la piel, el chico tenia la imagen de la muerte en los ojos y el poder de mandar al otro mundo a cualquiera de ellos. Ninguno de ellos deseaba morir, así que se hizo un gran silencio, lo miraron a la cara y bajaron los ojos y sin decir palabra se fuero uno tras otro. Jamás lo volvieron a molestar.

Querido lector, no olvides que muchas de las cosas que nos suceden tienen que ver con la forma con que encaramos la vida. Y que los demás abusarán de nosotros hasta que se los permitamos.

Tu ¿Qué crees?

Hasta la próxima.


Celia Rivera Gutiérrez
Cd. Obregón Sonora México
Agosto 6 del 2009

2 comentarios:

Norma Ruiz dijo...

hola celia:
el miedo a veces nos hace cobardes o valientes. el peor enemigo somos nosotros mismos.
la violencia y la agresión es un sentimiento de cobardía.
la verdad y el amor es un sentimiento de valentía.
¿se puede elegir, tú qué piensas?
besos amiga del alma

alejandro aparicio morales dijo...

hola hermana
muy buena reflexion
me gusto tu relato
es grandioso
tu final es enormemente bello
un gran beso para ti amiga
besos
duerme rico
sueña bonito
besos
saludos desde la tierra del sol.

visitantes