Datos personales

Mi foto
Soy una persona inquieta, que ama la vida en toda su extensión de la palabra y disfruta escribiendo lo que percibe de ella, saboreando cada palmo de lo vivido. soy terapeuta holistico.

martes, 9 de septiembre de 2008

EL SECRETO DE LA PEÑA COLORADA

Dice el Alazán, que en una ocasión en que se encontraba con compañeros de trabajo y guarecidos de las inclemencias de las noches frías, se habían introducido en el interior de una cueva de la peña colorada. Comenzaron a surgir anedotas de la region. Donde se decía de cierto personaje, que en cierta época había azolado la región y hecho de ese sitio su morada



La peña colorada




La peña colorada, se encontraba en el cerro frente a los sabinos de recreo, donde la gente acude en sus ocios y paseos, para sentir su sombra y el agua del río। Justo frente a ese río rodeado de sabinos o ahuehuetes o ciprés de Moctezuma si levantas la vista hacia arriba se divisa la peña colorada cuya boca de entrada se ve a simple vista en la lejanía. Cuenta una leyenda un tanto antigua, que en su interior un tesoro contenía. Y algunos aseguran que lo guarda todavía.





La leyenda




La leyenda dice, que en los viejos tiempos un caballero ladrón, con montura de caballo brío asolaba la región, robando a cuanto quiso, y en el interior de esa peña el tesoro ha escondido। Que acumulo mucha riqueza, que nadie sacar de ese sitio ha podido, pues lo resguarda una maldición, que requiere un perdón, que el bandido aun no ha adquirido.Se dice que promete su tesoro a quien le libere de su maldición. Para poderse retirar al cielo





La maldición




La maldición consistía, en que con su bravura y falta de respeto, hizo su aparición en el centro de un templo, montado en su caballo brioso, hasta al cura se presentó tomando la ostia consagrada y a su caballo se la entrego. Burlándose de todos a carcajadas se salio, mientras el cura una maldición le lanzo. -Errante estarás hasta que devuelvas la ostia a este sitio sagrado o bien hasta Roma vallas de rodillas a pedir perdón humillado-. Si cumples tu manda estarás perdonado, sino, siempre errante te quedaras atrapado.El ladrón un día murió, pero por su falta de respeto, en el limbo se quedo errando, por los montes montado en su caballo hace su aparición.

Rentarías le dice la gente por su transito errante, pues su alma atrapada esta hasta que alguien la desate.Algunos su tesoro han querido apropiarse entrando a la cueva de la peña, pero al querer salir

Rentarías aparece montado en su caballo y el tesoro evita que saquen. Le dice _Todo o nada_ para obtener mi tesoro tendrás que liberarme, bien sea sacando la ostia de mi cuaco y entregarla al curato, o yendo de rodillas a roma y por mi humillarte, pidiendo perdón al papa en mi nombre, para que mi alma desate- o bien, si quieres tomar mi lugar desde este momento y el tesoro todo tuyo será en adelante- los cazadores de tesoros asustados al ver a imponente sombra cabalgando en caballo negro de ojos fulgurantes cual ascuas de fuego que del infierno parece acaba de escaparse. Salen huyendo algunos tan rápido como ráfaga de viento sin sentir el piso punzante pues parece les salieron alas del miedo que alberga su espíritu cobarde. Dejando el tesoro ahí en espera de quien lo saque.




Dice el Alazán




Dice el Alazán, que todos estaban poniéndose nerviosos y haciéndose los valientes, como que nadie creía tal hecho, para evitar se les señalara cobardes, con dicha leyenda y entre broma y broma tratando de aquietarse.

Según el Alazán un compañero les contó la siguiente historia:




LA historia




El compañero comenta, que en cierta ocasión en ese mismo sitio, se encontraba un amigo suyo acompañado de otros camaradas en una noche de juerga y buscando aventuras midiendo su hombría y en busca de los tesoros de la leyenda, a decir de él. Y que solo su persona logro salir ileso de ello, ya que dos de sus compañeros habían perdido la razón y uno más simplemente se había perdido, que al parecer había aceptado el reto del ladrón y tomado su lugar errante. Dice que le dijo su compañero que cuando estaban dentro, y pasado un poco de tiempo, afuera surgió un viento fuerte y gélido, como surgido de las profundidades del averno. Se nublo el cielo y las estrellas desparecieron. En eso se incorporo un caminante que buscaba guarecerse. Era un hombre de pocas palabras, pues ni las buenas noches dijo, solo se introdujo paso a sentarse junto a ellos y les dijo: ¿señores, queréis acompañarme? Tengo algunos menesteres en este sitio, que siempre me cobija cuando errante paso por aquí. Quisiera compartirlo con ustedes y descansar de mis penares.

Entraron un poco más al fondo de la cueva y de pronto surgió una puerta encubierta de polvo y simulada como de roca, ahí existía un gran tesoro, todos se miraron asombrados y la codicia hizo presa de ellos, trataron de tomarlo, cuando escucharon un ¡alto!, solo uno puede ser dueño y para ello tendrá que tomar mi lugar y pagar lo que me exige la maldición. Todos se miraron pensando que era un loco y que en realidad no existía tal maldición, así que tomaron los tesoros que sus humanidades podían cargar y trataron de salir de la cueva con ellos. En la puerta apareció un caballo tan negro como la noche y el personaje ya estaba montado sobre él, de sus ojos salían ascuas amenazantes y un resoplido apago el fuego que les calentaba, un látigo se escucho flagelar en la oscuridad. Y todos soltaron los tesoros, saliendo con la rapidez del viento. El jinete les alcanzo en el camino atravesando su cabalgadura, él no sabe como logro escapar, solo recuerda que amaneció lejos de ahí y dos de sus amigos caminaban con sus mirada extraviada sin saber siquiera quienes eran, aun llevaban algo del teso en sus manos sin saber siquiera su valía. A uno más, jamás le volvieron a encontrar, según parece, Rentería logro cambiar su tesoro por su libertad.




La huida





Acababan de escuchar tan singular historia, cuando se sintió, un viento gélido, que las ascuas del fuego apago y una figura surgió teniendo como fondo la luna que se oculto, las estrellas parecían tener miedo y ocultarse de repente. La figura venia montada en un gran cuadrúpedo oscuro como la noche, le brillaban dos ascuas, que los miraba directamente. Pensaron que era una broma y se rieron nerviosamente. Increpándole de frente, le dijeron –camarada pase usted a guarecerse, sea bien venido esta noche, el refugio compartiremos-. El caballero se acerco sin pronunciar palabras su caballo desensillo, y les dijo con voz como de viento fuerte. ¿Que hacéis en mi refugio? Si queréis mi tesoro todo suyo es, quien tome mi lugar será el dueño de ello.
Todos buscaban los ojos de sus compañeros como diciendo esto es cierto?
Luego miraron con extrañeza al personaje. Era mucha coincidencia lo que sucedía esa noche extraña con respecto a sus anécdotas.

Y sin más ni más, salieron como si tuvieran alas, con las ráfagas del viento
No fuera a ser verdad las historias contadas, más valía prevenir ¿no cree usted?

Celia Rivera Gutiérrez
Cd. Obregón Sonora, México
Mayo 8 del 2008

14 comentarios:

azpeitia dijo...

Leyendas que siempre han corrido de boca en boca, donde se ha mezclado lo religioso y lo humano. Esta historia me remonta a épocas pasadas en las que nos reuníamos en familia sin televisión, a contarnos aventuras, cuentos antiguos sobre el pecado, el castigo y el misterio...enhorabuena y un beso muy grande de azpeitia

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Sí, tiempos en que la imaginación jugaba un papel muy importante sin fronteras, pues una misma historia hacia ver a los personajes a cada quien de acuerdo a su propio bagaje cultural y la capacidad de su imaginación estrecha o desbordada. La televisión encajonan la imaginación de las personas al limite de la capacidad del productor y la de sus actores. Y así se pierde una gran manera de disfrutar y estimular las propias neuronas, a algo más allá de lo que dice el escritor. Pues los personajes entran directo al cerebro del lector y les da la forma que él desea. Recuerdo a Julio Verne y sus obras maravillosas que hacían vivir lugares exóticos creándolos en el interior de mi mente, y después al ver las películas de los mismos, sentía que habían asesinado a mis personajes y quitado la magia de los lugares encantados que yo conocí con el escritor.
Espero te sigan gustando mis historias
Un beso también grande para ti Aszpeitia

SAFIRO dijo...

Me encantan las leyendas, recuerdo los encuentros con amigos entre guitarras y fogones, siempre surgían las leyendas...algunas de miedo, y después costaba dormir, pero que se escuchaban con atención entre el asombro y la fantasía, donde el buen narrador ponía su parte para hacerla más interesante y la imaginación jugaba un papel muy importante.
En cuanto a "El secreto de la Peña Colorado" te digo que...no soy ambiciosa...por mi que no esperen, por las dudas no me acerco ja!

Gracias Celia por tus palabras, en esa entrada fui agregando y los comentarios quedaron debajo de los ciruelos en flor(suena lindo).

Respondo a tu pregunta, en ese blog que visitás, vas a encontrar muchas biografías, las dejo como etiquetas para que sean fáciles de encontrar, debajo del archivo-en sidebar-están por orden alfabético.
la que buscás de Atahualpa Yupanqui está en

http://arimtienezafirosypiedrasenelzapato.blogspot.com/search/label/Atahualpa%20Yupanqui.

-En el otro blog, son cosas de Buenos Aires (está el Martín Fierro completo)
-Y en el otro lugares de Argentina.

Muchas gracias y te deseo que tengas unos hermosos días.

BESOS!

ROSA E OLIVIER dijo...

"Velas do meu pensamento
aonde me quereis levar?"...!?...

para ti...Célia...pelo prazer dos teus contos...um beijo profundo...

|||gabriela||| dijo...

De verdad que interesantes historias, yo no se si es verdad pero me encanta no solo su redacción sino la intención en sus palabras que no me permitieron dejar a medias los textos.


Saludos y felicidades por su entusiasmo, mismo que me ha transmitido =)

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Safiro, gracias por la gentileza de ayudarme en mi búsqueda de conocimiento de estos personajes de tu patria. y por leer mis letra. La próxima vez buscare dejarte mi saludo bajo cualquier flor hermosa o ciruelos.
Un abrazo y un beso

Celia Rivera Gutierrez dijo...

ROSA E OLIVIER.
Gracias por su visita y por invitarme a ver sus letras.
un beso para ambos

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Gabriela, ha sido un gusto tenerte en mis letras y espero me visites con frecuencia y quiza conocerte, ¿porque no? estamos en la misma Cd.
y eres mi primer visitante de aquí.

un abrazo para tí y un beso, te estare visitando en tu espacio.

celia

|||gabriela||| dijo...

Hola Celia! Le recuerdo que hoy es la presentación de Romeo y Julieta. Espero que vaya y lleve a su familia =)

Saludos...

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Gabriela, se que no tengo disculpas por no asistir a tu presentación artística, pero hice maletas porque salí a Veracruz muy de madrugada el sábado. Apenas regrese anoche.
Estoy segura que todo te salio bien
Un abrazo para tí.

PD: nos veremos en otra de tus presentaciones.

ROSA E OLIVIER dijo...

"te amo em silencio
e só o silencio sabe."

baci mille.

mares dijo...

Historias de aparecidos, tesoros y hechizos. Cual pueblo no las tiene?
Acá es muy famosa una de una joven hermosa, que ubican en diferentes lugares, según quien cuente la historia, pero siempre sitios apartados, que paraba a un conductor pidiendo que la lleven hasta una casa d{onde dice vivir y se queda dando las gracias y diciendo su nombre. Y cuando el conductor vuelve a ese sitio llevado por el deseo de volver a ver a la misteriosa y bonita joven se encuentra con que es muerta. Algo así.
En lo personal recuerdo que de niña, en casa de mis abuelos paternos, en medio del campo y no solo sin televisión, sino incluso sin luz eléctrica, nos poniamos 5 o 6 primos de cercanas edades a contarnos de estas historias y despues al hacer el camino de regreso en la noche y acompañados por los sonidos de los bichos del monte, mis padres no lo sabían, pero yo hacía casi todo el trayecto temblando de miedo. Que tiempos de inocencia, cuanta nostalgia siento de ellos y todos cuantos estábamos entonces.
Un besote desde Cuba.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Gracias ROSA E OLIVIER por su visita son hermosas sus letras en su espacio tan grato ahí estare visitandolo.

Un abrazo
Celia

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Mi querida Mare, es muy grato para mi persona tenerte en mis letras y más si te recuerda momentos tan gratos con tu familia. Sería interesante, que escribieras tus relatos de niña y los publicaras, así conoceríamos como se parecían a nosotros los niños cubanos.
Y entenderíamos, que todos somos hermanos, que solo nos separa un poco de agua, pero no lo que somos "humanos" que vivimos y amamos, jugamos y tenemos miedo y alegrías.

Un abrazo muy fuerte para ti mi querida Mares.
Celia

visitantes