Datos personales

Mi foto
Soy una persona inquieta, que ama la vida en toda su extensión de la palabra y disfruta escribiendo lo que percibe de ella, saboreando cada palmo de lo vivido. soy terapeuta holistico.

viernes, 26 de junio de 2009

EL BURLADOR BURLADO

Carolina era una mujer un tanto madura, había contraído nupcias hacías varios años, tenía un hijo aun en casa y una hija. Su esposo comenzó a ser sumamente descarado con respecto a sus relaciones extramatrimoniales. Decía en forma de mofa y jocosamente con la seguridad de que en su hogar el hacia lo que le dieran en gana y su mujer tendría que bajar la cabeza ante cualquier situación sin que él perdiera para nada el privilegio de ser el Hombre de la casa y respetado y acatado, que su mujer sería una pantalla social sin importar lo que él hiciera.

Ambos serían una pareja aunque en las reuniones o fiestas estuviera alguna de sus amantes que le festejaban sus amigos por tal osadía. Carolina siempre erguía su cabeza y se hacia la que ignoraba lo sucedido y se portaba amablemente con su esposo. Sin embargo le dijo muy claramente cuando supo de sus correrías y que no pensaba cambiar esperando que ella aceptara esa situación. Que en cuanto el último de sus hijos saliera en matrimonio o a hacer pareja, a ella no la volvería a ver.

Arturo se rió socarronamente y pensó que eso solamente era una amenaza que no se llevaría a cavo, y confirmaba su pensamiento el hecho de que Carolina jamás lo volvió a mencionas. Así… que les decía a sus cuates que a la mujer había que domarla y tenia que aguantarse. Que la prueba era su mujer, solicita y atenta como si no sucediera nada. Empezó a ser muy admirado por los demás machos amigos suyos y cuando la veían a ella con su rostro en alto, mirando de frente y con mucha dignidad, se decían que Arturo tenía razón. A la mujer se le tiene que domar y esta aceptaría todo como si nada.

Un día sucedió… que se caso el hijo se hizo una gran fiesta y todos contentos, hasta la amante se dio el lujo de estar en la fiesta en forma un tanto discreta (al parecer). Paso otro par de años y se caso la última hija del matrimonio. Carolina vistió muy bella y con su cuerpo majestoso y atento así como con la afabilidad que le caracterizaba atendió a todo mundo como lo que era... ¡una gran dama!...

Al término de la fiesta se despidieron todos con alegría y se fue cada quien a lo que le correspondía, los novios a su viaje de bodas, los amigos a descansar y los padres a su casa.

Cuando llegaron Carolina y Arturo a su casa, ella saco del armario su equipaje que ya tenia hecho desde antes de la boda. Arturo le preguntó, ¿Qué es eso? Carolina contesto –me voy… ya te había dicho hace años que al casar al último de mis hijos me iría-
-estas loca- contesto Arturo, -¿Qué crees que estas haciendo?, ¿crees que te dejaré ir?-
- no me importa lo que hagas, me iré- dijo Carolina.
- Pues si te vas no te daré nada (la clásica ameniza del poder económico en manos del hombre de la casa), ¿escuchaste? nada… ¿con que vas a vivir?.
- no te estoy pidiendo nada- dijo ella -solamente me voy.
Él hizo un berrinche, amenazo, lloro, pataleo. Y ella simplemente pidió un taxi y se fue.
Jamás se volvió a saber de ella. Al parecer desde que había tomado esa decisión ella comenzó a ahorrar para cuando llegará el momento de su ida.

Arturo se quedo ahí, dándose cuenta que sus baladronadas no tenían fundamento, que en realidad no quería perderla, pero él no había hecho nada para que ella valorara el estar con él. ¿Sus amigos?……. Ya no le alaban sus hazañas, al contrario lo compadecen.
¿La amante? dejo de ser importante para él y se quedo más solo que un perro callejero.

¿Ella?... Espero que sea feliz sin la sombra de su ……

Querido lector te dejo con esta anécdota que fue real.
¿Los nombres? Cualquier parecido con los reales es mera coincidencia.


Celia Rivera Gutiérrez
Cd. Obregón Sonora México
Junio 26 del 2009

1 comentario:

Geni dijo...

No sabes cuanto te agradezco tu comentario, sobre todo en este momento que no estoy muy bien de salud,tus palabras son una inyección de cariño que me reconforta.
Ya pasare a leerte,un beso con todo mi cariño para ti guapisima.

visitantes