Datos personales

Mi foto
Soy una persona inquieta, que ama la vida en toda su extensión de la palabra y disfruta escribiendo lo que percibe de ella, saboreando cada palmo de lo vivido. soy terapeuta holistico.

martes, 22 de septiembre de 2009

CABALLERO EN EPOCA EQUIVOCA-PARTE IV

PARTE IV

Recordaba con cierta nitidez, que la noche anterior había comido en la taberna de Astorga con los guardias del castillo donde la doncella que los atendía tenia muy buen ver y sus grandes senos y caderas amplias le hacia agua la boca, soñaba con poder deslizar sus manos en ese cuerpo joven y terso, sentir su vitalidad incitante. Sería una delicia poder sentir su piel en sus toscas manos y deslizarlas hasta más allá de los bosques, montañas y valles que la naturaleza había forjado tan perfectamente.

Sí, recordaba como en esa ocasión ella había sido muy solicita, ella que tanto le había rehuido anteriormente le había atendido como nunca, le preparo su platillo favorito y le había servido su cerveza como a él le gustaba en un tarro grande y burbujeante. Cuando ella pasaba el trataba de tomarle por sorpresa y tocarle el culo pero ella hábilmente se escabullía y le sonreía como diciéndole –no desesperéis que seré tuya cuando llegue el momento. El reía a carcajada abierta sintiendo que ya la había doblegado y que haría lo que él dijera, sería suya… no cabía duda.

Los guardias le guiñaban el ojo y le decían –Juan Malatias, la mozuela ha caído jajajaja, no cave duda que a las viejas no les queda más que obedecer jajaja y dejarse querer-.

Juan Malatias recordaba como el se pavoneaba y sonreía. La moza le servia mientras él trataba de abrazarla, ella se deslizaba suavemente haciendo que a él le hirviera la sangre, fue y le trajo un tarro de una aromática bebida diciéndole que era el obsequio que su corazón le brindaba por la deferencia hecha a su persona y por elegirla entre tantas otras. El levantó el rostro con una sonrisa de medio idiota ya distorsionada por el alcohol y tomó en sus manos no sin antes tocar las manos de ella al tomar el tarro de la pócima con las suyas y la bebió hasta el fondo mientras sus ojos vidriosos seguian las formas bien delineadas de la moza.

Después de eso ya no recuerda nada. Y por más que busca en su mente no encuentra nada, nada. Se pasa hasta el momento de despertar y vivir un extraño día. Piensa para su adentro, que en realidad es un sueño, que aun esta soñando y que despertará y encontrará todo como debe ser. Y que su amada moza lo estará esperando y por fin él podrá gozar de sus encantos y sentir los ríos de su sangre correr al tacto de sus manos. Así, convencido de que es un sueño se recuesta esperando un nuevo día. Se quedó dormido suspirando y convencido que estaba viviendo una pesadilla.


CONTINUARA

3 comentarios:

Geni dijo...

Querida amiga, me fascina como narras tus historias, eres genial.
Es un placer leerte.
Un beso guapa.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que clase de pesadilla, con la descripción de la bella mujer con la cual soñaba que ya estaba listo para poseerla.

Para mi ella es muy inteligente y le sigue el juego sexual, para así tenerlo de cerca y al mismo tiempo de lejos.
Saludos

Francisco Javier dijo...

Muy bien narrada si señor, me he quedado con ganas de más, habrá una quinta parte amiga Celia?

Espero que si. Deberías escribir un libro, se te da muy bien, te envío un beso enorme, feliz domingo.

visitantes