Datos personales

Mi foto
Soy una persona inquieta, que ama la vida en toda su extensión de la palabra y disfruta escribiendo lo que percibe de ella, saboreando cada palmo de lo vivido. soy terapeuta holistico.

viernes, 15 de agosto de 2008

LAS HISTORIAS DEL ALAZAN

Le decía su padre el alazán, por su cabello rojo y largo que le llegaba a media espalda y su sombrero amplio para aguantar los rayos del sol en el campo. Su trabajo era arduo en plenos rayos del sol, con su piel blanca y pecosa no podía darse el lujo de no estar cubierto con algo. Así, que hecho mano de los recursos más cercanos a su persona y por ello decidió no cortarse el pelo por protección contra las inclemencias de la naturaleza. Eso lo complementaba con camisa de manga larga y un sombrero adecuado. Se me figuraba Custer ese teniente coronel y general del ejército americano de películas que casi siempre salía cercano a las comunidades indígenas de las reservas de Norte America. Un día de anécdotas y pláticas de cosas misteriosas nos contó algo muy interesante.


El campamento


Comentaba, que un día en que estaba acampando con otros trabajadores de la jima de mezcal del cual se extrae el tequila tan famoso de Jalisco. Y después de departir en la cena, mirando a las estrella y escuchando a la lejanía los aullidos de los coyotes, así como el canto de las chicharras que anunciaban la cercanía de la lluvia, y a la luz de la luna y el brillo de las luciérnagas que alumbraban el campo con su travesía constante. Un compañero les contó lo siguiente:


La historia del compañero



Me encontraba justo frente a aquel cerro cerca de unas cuevas con mi morral de alimentos y mi fogata para alejar a los coyotes y las alimañas del lugar donde yo estaba, me encontraba solo y mi alma calentando mi cena y pensando como le haría para dormir sin que el fuego se apagara y correr el riesgo de que algún animal me mordiera। Hice mi oración, me prepare para dormir, cuando de pronto me dí cuenta que lo que al parecer era una cueva en realidad era la entrada a un pueblo. En ese pueblo había fiesta, al parecer había como una boda muy importante, en realidad no recuerdo que festejaban, me acerque con curiosidad y me quede pasmao, era un pueblo grande al otro lado de la montaña y su puerta era lo que yo creía que hera una cueva. Al pararme ahí, me invitaron a entrar. Así que no me hice del rogar y me dispuse a disfrutar de la fiesta. Música, baile, comida en abundancia y mucha amabilidad de sus pobladores, que aunque no me conocían, me invitaron a pasar y a disfrutar de lo que ellos disfrutaban. Mujeres muy lindas y amables bailaron conmigo.

El despertar


No se cuanto tiempo pase ahí, es como si hubiera estado borracho o drogado. Pues según yo solo pase una noche ahí. Me quede dormido después de tanto alboroto fiestero sin darme cuenta, ahí sentao. Y lo más grueso fue, que cuando desperté y tomé mi morral, se veía muy viejo y empolvao como si tuviera mucho tiempo en ese lugar, ya no había pueblo. Las cenizas de la fogata ya ni existían siquiera. Me fui directo a mi trabajo a ver que había pasao y andavete, no habia rastro de ello. Me empecé a asustar y decidí irme a mi casa, creía que era efecto de la borrachera de la noche anterior y que necesitaba descansar. ¡Pero caracoles!, mi vieja me vio como diciendo ¿y tu que quieres? ¿Ya te cansaste de parrandear y crees que te iba a estar esperando hasta cuando tu quisieras? Y me dijo con mucha furia creímos que estabas muerto, ya veo que no, pero no te puedo resibir porque ya me he vuelto a casar. Esto fue el colmo del colmo, ¿como carajos, que mi vieja se caso porque falte una noche nomás?. ¿Se estaban burlando de mí o que? Pero viéndolo bien mi mujer se veía mas mayor que un día antes, y tenia un escuincle en los brazos que no era mío y decía que era de su nuevo matrimonio. Total que por una fiesta desconocida me perdí por varios años y a mi familia también. Y lo más curioso y raro es que el pueblo había desaparecido cuando yo desperté. ¿Donde diablos estuve? No se. Esa es mi historia. Aquí ando sin saber que hacer ya sin familia y sin mecate como diría yo.



El alazán dice que de esas historias, esta plagado por todos lados


Y se cuidan para no caer en la tentación de una fiesta extraña que les pueda hacer perder la razón. Pues algunos creen que en realidad este señor la perdió con algo que bebió en alguna fiesta real y sin cuento. Baya usted a saber, mejor tener precaución ¿no creé?


Celia Rivera Gutiérrez
Cd. Obregón Sonora, México
15 de Agosto del 2008



8 comentarios:

Olivier Franconetti Benamor dijo...

bonito Célia...adorei o teu sonho(sueño)...e agora para ti...

Del Querer

Morucha de mis carnes,
morena de mi alma,
reina,
por qué se han puesto mustias
las rosas de tu cara?...
...
Porque tú no estés triste,
daría yo mi alma...

Manuel Machado...para ti...pelo prazer dos teus contos...

lucia v. dijo...

MUY BUENO!!!!LO DIFRUTE MUCHO!
besoss!
lucia.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Gracias Olivier Franconetti Benamor
por el hermoso poema dejado para mí en tu visita.
me doy cuenta que Manuel Machado es un gran poeta, he visto el querer es hermoso.
Muchas gracias
Celia

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Gracias Lucia, que bueno que agrado, espero verte seguido por acá, y gracias por poner entrada a mis blog en tu hermo y grato lugar

un abrazo, besos también para tí
Celia

Gustavo dijo...

Pasando Celia por aquí para decir "Hola". Saludos
Gustavo

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Gracias por tu visita y tu saludo.
resibe otro de mi`parte

azpeitia dijo...

El argumento es original y ese sueño prolongado, es el de la vida...todo lo soñó, pero la realidad lo derribó...enhorabuena de tu amigo azpeitia

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Así es azpeitia, aveces se vive soñando sin disfrutar lo que se tiene y pasa la vida sin valorar lo que se te entrego como legado atrapado como Ulises en el castllo de Circe. Hasta que despiertas y te enfrentas a tu realidad

Gracias por estar aquí.
un gran saludo de mi parte
Celia

visitantes